“El viaje siempre está presente”

Viajar a Estados Unidos junto a Odile Travel fue la mejor experiencia de mi vida. Ya de por si, viajar es una de las cosas más lindas que hay, pero a eso se le sumó compartirlo con personas que lo hacen el doble de satisfactorio.

En una experiencia de este tipo conoces gente que nunca en tu vida pensaste que iban a llegar a ser tan importantes en tu vida, ni a ocupar un espacio tan grande en tu corazón.

Llegar a convivir durante 20 días con personas tan lindas hace que, al llegar a Uruguay y no verlos tan seguido, te hace sentir un vacío enorme. Eso es lo que te indica que la pasamos genial.

Fui a New York, Boston, Miami y Orlando, y volvería a visitar cada ciudad. New York fue la más mágica de todas porque ese es mi lugar en el mundo. Desde chica soñé con ir, y solo viendo fotos me emocionaba. Para mí, caminar por esas calles te hace sentir importante. Es algo que te llena completamente y supera todas las expectativas posibles.

Boston fue una ciudad super linda de historia con sus edificios antiguos. Conocer una de las mejores universidades del mundo, Harvard, y poder comprar el buzo oficial de esta facultad fue un gran momento.

En Orlando, toda la magia se juntó en los parques de Disney y la adrenalina se repartió entre Universal, Busch Gardens, Island of Adventure y Sea World, entre otros. Mi segundo destino favorito, sin lugar a dudas, fue este. Las montañas rusas y su vértigo es una de las mejores sensaciones del mundo. Realmente, toda la atmósfera te hace sentir un niño de nuevo.

Miami es maravilloso. Sentir el sol en tu piel y entrar en el agua transparente, sentir las olas, relajarte y comprar. Fue un gran descanso que me dejó como nueva. Además, de las ciudades más lindas y luminosas.

Tener la oportunidad de haber vivido esto es lo que hizo que haya sido el mejor viaje de mi vida. Fui acompañada de gente maravillosa, de un equipo unido y compañero como el de Odile Travel. Te hacen sentir como en familia. En 20 días conseguís quererlos tanto como si los conocieras hace 20 años.

Todos los días veo algo que me hace recordar el viaje, siempre está presente. Lo único que me queda es agradecer con todo mi corazón a Odile Travel por hacer este viaje tan único y a todos mis amigos, porque ellos fueron la esencia de todo esto.

Fernanda Da Cunda